¿Cuántos de nosotros hemos tenido el sueño/fantasía de escapar por unos momentos de la realidad para entrar en un mundo donde todo tal cual deseamos? Un lugar  donde no haya contaminación y exista la posibilidad de fácilmente convertirnos en exitosos empresarios o magnates millonarios dueños de tantas bienes raíces como sea posible.

OrangLindaLa entrada de hoy está dedicada precisamente a un lugar donde todo puede ser posible. Hablo de Second Life (SL), un “mundo virtual” que lleva ya algunos años funcionando en internet. Un “metaverso” donde el entretenimiento es el principal atractivo, pero en el que también se incluyen un extenso branding; cuestiones políticas y, recientemente, hasta un espacio para la educación.

Creado por los Laboratorios Linden a principios del 2000, SL se constituyó desde entonces como una plataforma de interacción social (chat en 3D) entre miles de internautas. Este mundo ha aprovechado internet de manera magistral, no sólo para entretenimiento, sino también para hacer negocio manejando dinero 100% real. Incluso los gobiernos de distintos países han creado sus “embajadas” en aquel entorno virtual –varios hacen campañas de turismo a través de esta plataforma.

Mi experiencia con SL comenzó hace dos años cuando en clase hablamos sobre virtualización, término cuyo análisis, por cierto, aún causa controversia. Ya era fan de las PCs. Así que me decidí a estudiar la plataforma aquélla desde el punto de vista de las comunicaciones y también el social (psicológico). El resultado: una maravillosa adicción a ese segundo mundo

Gran parte de los usuarios de esta plataforma son personas entre 25-40 años que desfogan sus fantasías a través de la creación y manejo de personajes tridimensionales. Personajes que tienen la oportunidad de ganar dinero o mantener un second affair con personas en distintas partes del mundo. Sí, parte del encanto es jugar a ser alguien más… Salir de la realidad para entrar a otra, que puede ser más conflictiva que la primera.

Lejos de enamorarme de un avatar, lo hice de las posibilidades gráficas que brinda SL. Una vez entendidas las herramientas se puede diseñar desde una linda casa, ropa, automóviles o cuan cosa se nos ocurra. Enamorarme del diseño y no del amor virtual, ése que resulta difícil de lidiar. ¿Enamorarse de un avatar, como en la película Mundo Cool

Si algo ha sido criticado a SL es el amplio contenido sexual que muestra. Y quizá para redimirse o atraer más usuarios, Linden Lab ha impulsado acuerdos con universidades y con el público en general de varias partes del mundo para realizar clases a través de esta plataforma. La educación aprovecha las nuevas tecnologías, pero ¿quiénes son los que realmente tienen acceso a ellas? Funcionarán o seguirá siendo el entretenimiento el rey en SL?

Dale un vistazo a Second Life. ¿Quién sabe?… a lo mejor te atrapa en un dos por tres. Tú decides: diversion o educación, pero siempre a través de nuestras adoradas PCs, jeje. Dejo unos links para que se animen y entren a SL.😉

SL y educación. Ejemplo (España):

¿Qué tal un Bailecito?:

* Incluí algunas fotos virtuales de mi avatar LindaG, una “súper modelo” dueña de una mansión, 14 caddillacs, un guardarropa amplísimo y, además, presidenta del club de fans de Elvis Presley en SL. Soy fan de Elvis también en ese mundo. :-]

TODAS LAS IMÁGENES SON DE MI AUTORÍA.

* Para más información sobre lo virtual, leer a Piere Levy, ¿Qué es lo virtual? O si quieren más bibliografía, escríbanme y con gusto compartiré algunos de los títulos sobre el tema. :-]