Hoy quiero confesar un secreto. Todos los que me conocen saben que soy una gran fan de Elvis Presley y que la música en general es imprescindible para mí. Pero la verdad es que mi primer acercamiento –por lo menos del que tengo memoria– a la música que tanto me apasiona fue a través de Michael Jackson

Michael_BAD1987Era el año de 1987: Michael estaba ya consolidado como un mega icono de la cultura pop. Para entonces era el artista más reconocido del mundo y el mejor showman que podía existir. Su disco Bad de ese año se convertiría en el primero de mi colección… Un vinilo que atesoro como uno de los pocos recuerdos tangibles que guardo de los años 80.

Yo tenía apenas dos años cuando mamá me regaló aquel LP. No supe entonces cuánto habría de influenciarme ese maravilloso disco: tanto que no lo podría describir. ¡Qué recuerdos! Tal cual si hubieran ocurrido apenas ayer.

Los primeros doce años de mi vida se centraron en Michael. Estaba fascinada con su música, sus bailes y sus videos fantásticos. La imagen que me había formado de él  iba más-allá de la de un súper héroe. Sí, especialmente después de haber visto la cinta Moonwalker (1988) una y otra vez.MJ-Moonwalker

En 1993 Michael vino a México. Era mi sueño hecho realidad. Supliqué a mi madre que me llevara al Estadio Azteca para presenciar el que sería mi primer concierto. Pero ella no quiso. Cada vez que le pregunto el porqué de aquella reacción ella me responde que “no pensó que una niña de 8 años hablara en serio”…

No haber ido a los conciertos, que mi ídolo de aquel entonces dio en el D.F, marcó mi vida. Sé que suena extraño, pero es verdad. He disfrutado de conciertos muy buenos –James Brown, por ejemplo–, pero sigo sintiento ese vacío del lugar que nunca ocupé en el Azteca. La “Dangerous Tour” es un fantasma en mi memoria.

Crecí pensando que algún día vería a Michael Jackson en persona. En mis fantasías yo era una reportera de espectáculos que cubría su concierto. Pero hoy, 25 de junio de 2009, mi sueño se quebró cual cristal fino. La noticia de su fallecimiento llenó la pantalla de mi PC más que ninguna otra información.

Michael no era el súper héroe que sobrevive a todo –como afirma en Moonwalker–, sino una persona de carne y hueso que sucumbió ante un paro respiratorio. Moría el ser humano para dar paso a la leyenda. Así, la gira “del retorno” que comenzaría la segunda semana de julio en Londres terminó siendo sólo futuro inconcluso.

Escribo esta entrada de blog como homenaje a esa estrella controversial de la música pop. Sus canciones seguirán vivas. Ni los escándalos que marcaron su carrera pudieron eclipsar la importancia que Michael tiene como persona y como figura de indiscutible importancia en la cultura popular mundial. ¿Qué puede hacerle la muerte al creador de Thriller? Quizá sólo avivar el fuego de su naciente mito.

* Aquí dejo el link a la canción que me fascinó desde niña:

Y al chasquido de sus dedos una luz aparece sobre el escenario…  Sus zapatos míticos destellan energía, adrenalina pura en movimiento que se va conviertiendo en un baile matemático tan cercano a la perfección…

michael_jackson

You’re finally free Michael…

Long live to The King of Pop

You’re image of 1993 will live forever in me