A mi pequeño amigo, cuyos ojos llenaban los míos más que ninguna otra luz en este mundo…

Si pudiera regresar en el tiempo hasta el instante en que te fuiste, sostendría, sin pensarlo dos veces, tu mano para acompañarte a través de la oscuridad…

Esperaré hasta verte de nuevo y entonces recuperaré el pedacito de mi alma que llevaste contigo.

Love you…

When no-one else can understand me
When everything I do is wrong
You give me hope and consolation
You give me strength to carry on
And you’re always there
To lend a hand
In everything I do
That’s the wonder, the wonder of you… My brigde over troubled water.

* La canción: Break of Dawn, de Michael Jackson. Es la misma que ya no pude compartir contigo aquel día. La dejo hoy aquí para ti.