En la Music Box he reseñado al Thriller desde hace ya un mes. He escrito sobre los ensayos, cuestiones relacionadas con la organización y hasta algunas líneas sobre “controversias” raras. En fin. Hoy se me ocurrió incluir una mini nota previa al baile del Thriller. Esta entrada de blog es un relato sobre mis preparativos para el esperado sábado 29 de agosto. Digo, los escribo acá por si a alguno se interesa leerlos. Es una apreciación personal, algo que quiero compartir con los thrilleros que me leen, y en general, con quien venga al blog.

Crónicas sobre el Thriller anunciado (parafrasendo a Márquez)

Cuando supe del Thriller lo primero que hice fue apuntarme pa’entrarle al baile. Estaba algo confundida porque no sabía si de veras esto se iba a hacer o era sólo un impulso loco de algunos fans igualmente locos. Como sea, opté por la frase: “yo sí voy aunque haga puros desfiguros”. Me sentía en deuda con MJ y quise homenajearlo con un baile al que le echaría muchas ganas. Bueno primero haría los desfiguros aprendiendo la coregrafía, pero en un momento me tendría que salir todo bien. Perfeccionismo, ¡yupi!

Fui al primer ensayo con sólo algunos pasos medio-aprendidos. Había ensayado hasta las 2 am intentando hacerle al zombie, pero no’más lo que logré con eso fue llegar al ensayo con “con pinta de zombie”. El Monumento a la Revolución me queda lejos, como a una hora y media de donde vivo. Para estar ahí a las 10 tuve que salirme a las 8… sí, levantarme a las 7, ¡y en domingo! Todo sea por Michael.

Me sorprendí al ver la convocatoria que el evento había logrado. Pensé que sería la única que acudiría a la cita, así que cuando vi tanta gente allá, pues me sentí bien. Cientos de personas se habían unido para bailarle a MJ. Uuuuuy, me puse tan feliz que hasta casi me aprendo toda la coreografía en un ratito.

Llegar temprano no fue mi fuerte las siguientes tres semanas. No obstante, el tiempo que le dedicaba al ensayo lo hacía con muchas ganas y dedicación. Ni el sol con su calor duro impidió que me aprendiera el baile. Me divertí. Disfruté muchísimo la experiencia. Ya era necesario algo así: que fuera divertido y disfrutable, algo que medio-hiciera olvidar la encrispada política de siempre, así como realidades financieras difíciles de mi querido México.

Ya que me aprendí la coreografía, quise darme un premio. Un vestuario a lo Michael Jackson. Pensé en varios de sus “costumes“, primero en mis favoritos: el de su gira Dangerous (el que tenía carretes militares), el de Billie Jean; el traje dorado… No bueno, en mi mente estaba una pasarela con tantas ideas. Sin embargo, el presupuesto era poco.

Opté por una combinación entre Thriller y Billie Jean. Tenía dos semanas para recorrer las calles del Centro (mi lugar favorito de la Cd. de México) y encontrar las piezas de mi moda-rompezabezas. Busqué en varios lugares y conseguí unas gangas… no’mbre, de las mejores. ¿A qué mujer no le gusta ir de compras? O será que lo mejor es recorrer tiendas para al final regresar a donde lo viste más barato. Sí, ese sentimiento de “conseguí lo que quería y al mejor precio”.😉

El álbum más vendido de la historia de la música pop

Compré la ropa más algunas piedritas, listoncitos y esas cosas que complementarían el vestuario. Me encanta decorar, así que si eso me ayudaba a medio-ahorrar algunos centavos, pues qué mejor.

Hoy fui por mi sombrero, lo único faltante en mi outfit. Caminé y caminé hasta que conseguí un “original”, uno igualito al que había visto en una foto de internet. Sí, un black hat estilo “fedora”. Antes de eso había visto, por mera casualidad, unos lentes con la imagen del álbum Thriller impresos en ellos. Ya tenía unos lentes “espejo”, pero ¿quién se podría resistir a unos con la imagen de MJ? Si a alguien le interesa, los puede conseguir en la Calle de Colombia, Col. Centro.

Francamente no gasté tanto en mi vestuario. Creo que valió la pena caminar tantas horas en las pasadas dos semanas para encontrar lo que quería. Bueno, hasta conseguí lo impensable… Soy fan de Elvis Presley y Marylin Monroe. Entré a una tienda de “fayuca” en donde me topé con unas bolsas originales y un relojito. Todo a diez pesos. Ese relojito lo había venido buscando desde hace cinco años y miren dónde lo vine a encontrar. No, si les digo que uno encuentra de todo en el Centro.😉

Hoy, después de unas cuantas horas recorriendo puestos, tiendas, etc., me subí al camión, que para mi fortuna tocó música de Michael Jackson casi todo el camino. Me sentí como si el día hubiera sido redondo. Ver souvenirs de mis tres “iconos” favoritos: Marylin, Elvis y Michael.

Ora falta lo mero bueno: el baile. Espero que sea un sábado soleado, lindo y disfrutable al 102%. Vamos a celebrar el cumpleaños del Rey del Pop a lo grante. Unos lo harán viendo programas de televisión (como el maratón de 5-11pm que transmitirá el canal 5 de Televisa), mientras otros lo haremos bailando. :] ¡Yupi!