Blues

Toda música deviene de una música previa…

En el reportaje anterior vimos que, según algunas teorías, el cerebro está diseñado, antes que cualquier otra cosa, para entender la música. Y partiendo de esa idea, podemos decir que el ser humano descubrió la música mientras emitía varios sonidos bajo un determinado ritmo…

Imaginen esa música rudimentaria. Misma que después, con ayuda de los primeros instrumentos musicales, se transformara en melodías o cánticos más complejos y diferentes. El resultado de esto fue una evolución conjunta entre seres humanos y música. Es posible deducir entonces que hablar de una “diferencia real” entre géneros musicales es francamente imposible ya que ninguno pudo desarrollarse por separado. Tanto la música clásica, como el vals, el jazz, blues y posteriormente el rock o el pop, están íntegramente relacionados.

El blues es parte de la cadena de géneros a los que llamamos “música contemporánea”. Podríamos decir que pertenece al siglo XX ya que su auge fue a mediados de éste, pero sus orígenes se encuentran en el XIX. Momento en que existe una extremisísima segregación social en Estados Unidos.

Al blues se lo relaciona con el desamor, con situaciones anímicas bajas y, en general, con la tristeza o melancolía —el término “blues” traducido al español significa “tristeza”—. Analogía tiene razón porque el blues fue creado para hacer tangible el amargo sentir de los esclavos afro-americanos del sur de EU. Esclavos que estaban atados a las plantaciones de algodón y que trabajaban arduamente de sol a sol.

Tiras de caucho clavadas verticalmente sobre madera, haciéndola de rudimentarias guitarras, acompañaban aquellas voces rasposas. Pero tiempo después, las guitarras y armónicas fueron los compañeros distintivos de esta música profunda y lastimera. Fue por allá de los años 1930s que el blues comenzó a tomar una fuerza especial. Dos estados de la Unión Americana marcaron un hito en la historia del blues: Mississippi y Nueva Orleans. Lo que se conoce como el Delta.

¿Quiénes fueron los primeros iconos del blues? Es complicado definir a las “figuras” porque cada uno aportó algo único a esta música. Sin embargo, si debemos mencionar a dos o tres pioneros éstos serían: LeadBelly (1888-1949). Charlie Patton (1891-1934) y Robert Johnson (1911-1938).

Leadbelly

El primero de ellos es toda una figura ruda del blues. Tocaba el acordeón, la guitarra, mandolina, el piano y la armónica. Su nombre era Huddie Ledbetter, pero lo cambió por “Leadbelly” que en inglés significa “panza de acero”. Escribió canciones góspel, así como canciones sobre el racismo y cuestiones políticas. Esto le valió estar varias veces en prisión, una de las cuales fue por intento de asesinato. “Take this hammer” (Toma este martillo) es una de sus canciones más representativas.

Charlie Patton es conocido como “El padre del Delta blues”. Fue famoso por su voz increíblemente dura, ruda y áspera, así como por su forma innovadora de tocar la guitarra (con las rodillas, los dientes e incluso detrás del cuello).

Robert Johnson

Por último, conocido como “El abuelo del rock’n’roll”, Robert Johnson es una de las figuras más enigmáticas del temprano blues. Su canción “Encrucijada” derivó en una leyenda muy famosa, según la cual, Johnson había vendido su alma al diablo en una encrucijada del Delta. El diablo le dio a cambio manos más grandes de lo normal y una voz muy áspera. El precio: morir a los 27 años de edad en una riña.

El blues rudimentario se fue puliendo hasta convertirse en el clásico blues de los 1940s-1950s. Para entonces, éste había tomado ya influencia del Rythm&blues y algo también del swing. Esta etapa clásica es la más conocida y una de las más prolíficas. Las leyendas de este periodo siguien influenciando a los artistas de hoy día. La segunda parte de la historia del blues estará dedicada a estas décadas del blues clásico.

Les dejo un link a un canal de YouTube dedicado enteramente a las raíces del blues. Ahí encontrarán piezas musicales históricas. Click AQUÍ. Para una muestra de lo que ahí encontrarán, les dejo esta canción “Walking” de Robert Johnson.