BN Art

Hace una semana hablábamos de Michael Jackson en lo que conocemos como la “Bad era“. Mencionamos en esa entrada algunos datos oficiales (gracias a Google) y en resumen, apuntamos que esa gira de Michael fue un super éxito a nivel mundial.

Gran parte de aquel éxito se debió al talento inigualable de esa estrella de la música pop internacional. Pero también, parte de esa proyección fue lograda gracias a un merchandising intensivo.

Porque es verdad que Michael poseía una voz priviligiada y una habilidad increible para el baile. Pero también, quienes saben de publicidad y promoción (el mercadeo, etc.), saben que es ésta es un arma poderosa para llegar a distintos públicos.

Arma que ha tenido que diversificarse a través de las décadas porque las audiencias ya no son tan “maleables”. Arma que ahora ya no tiene la misma fuerza porque el espectador sabe diferenciar mejor cuando sólo quieren venderle algo y no toda una experiencia…

En fin, el mundo del marketing es un muy interesante y complejo a la vez.  Sin embargo, no quiero hablar precísamente de eso en esta ocasión… o por lo menos no directamente. Hoy quiero referirme al nuevo disco de MJ. Y sí, también a la campaña que le han armado para promoverlo.

Imagen: muzycznyserwis.pl

Efecto mediático y merchandising es lo que hace eco al nombre de Michael Jackson. Desafortunadamente, después de su muerte física, la controversia sigue generando ganancias para cierta enterprise cuyo nombre comienza con “S” y termina con “y”.

Mucho se ha dicho sobre que el “Breaking News” es una farsa, y que la voz principal no pertenece a MJ. Esto no lo han dicho sólo los especialistas en música, sino la familia misma del Rey del Pop.

Ahora resulta irónica la propaganda que se la hecho a este disco. Desde el uso de esos rumores –quizá provenientes de la misma S*ny– [y me reservo el comentario personal de sobre si es o no MJ quien canta], hasta el amplio uso de internet cuya prueba más clara lo es el sitio oficial del álbum.

¿Por qué “irónica”? Porque en su momento no se promovió debidamente al album Invincible (2001) que realmente merecía más difusión. Y ahora sí despliegan un marketing extenso cuyo fin último dudo  sea el promover el legado  y la música de Michael Jackson, sino la mera obtención de recursos económicos. Recursos que, dudo, vayan a instituciones de caridad como Mike solía destinar.

Smile

Vaya… parece ser que el apellido de Michael fuera “controversia”. En Dangerous comenzaron los escándalos; en History lo llamaron presumido. ¿Ahora qué sigue? Lo que sí es claro es que su imagen es una máquina de dinero.

Espero que por lo menos predomine la calidad que Michael acostumbraba imprimirle a todo lo que llevaba su nombre…