Vals

La música clásica es veterana, reina suprema del arte más puro y maravilloso del mundo. Su historia ha sido dividida por expertos en varios períodos que abarcan, desde el 1400 con la música renacentista, hasta los 2000s con la música clásica contemporánea

Pero más que términos técnicos o clasificaciones complejas esta música es pasión, romanticismo, alegría, tristeza e intensidad. Dueña de un valor cultural inigualable y fuerza de atracción única. Música expresada en diferentes “formatos” de entre los cuales destacan los conciertos, las sonatas, sinfonías, réquiems… y, por supuesto, los valses.

Y si de valses hablamos, muchos de ustedes pensarán inmediatamente en quinceañeras usando ampones vestidos mientras bailan junto a sus varios chambelanes. Pues bien, esa tradición tiene sus raíces en la vieja Europa, especialmente en Viena —famosa ciudad perteneciente a lo que ahora conocemos como Austria— donde el vals fue toda una industria en los años 1800s.

Eduard, Johann II, y Josef Strauss

En ese lejano lugar vivió la Dinastía Strauss compuesta por el prodigioso violinista Johann Strauss I y sus cinco hijos de los cuales Johann Strauss II, conocido como el “rey del vals”, es el más famoso. Ellos hicieron que los grandes salones de baile o plazas públicas resonaran con valses que hoy día parecen atemporales.

El caso de Johann Strauss II es el de un perfeccionista apasionado desde pequeño por la música dulce. Tenía 5 años y ya tocaba el violín a un alto nivel. Estaba decidido a ser músico como su padre, no obstante éste último se negaba rotundamente a permitirle seguir sus pasos. Según Strauss padre, la música podría guiar a su hijo hacia la perdición o “bajas pasiones”, así que la carrera de prominente banquero le parecía mejor opción.

J.S II o "Schani"

Pero Strauss II estaba destinado al estrellato. De acuerdo a los records, cuando él contaba con 6 años compuso su primer vals, y a los 19 formó su primera orquesta contando con el apoyo incondicional de su madre luego de que su padre fuera infiel a ella…

La rivalidad entre J. S II y su progenitor fue intensa. Para 1860, cuando Strauss I ya había muerto, el hijo fusionó su orquesta con la de su padre para ahora sí marcar historia en serio. Llegó a ser el músico oficial de la corte austriaca y viajó con su música por toda Austria, Alemania y Rusia. Entre sus composiciones más famosas está el Danubio Azul y los Cuentos de Viena aunque también escribió varias operetas y polcas.

Monumento en Viena

Nadie supera su fama hoy día. Johann Strauss II es todo un icono, tanto así que cuenta con un bello monumento —construido por Edmund Hellmer— en el ampliamente visitado por turistas de todo el mundo Parque Stadtpark de Viena. Ciudad que es aún considerada como la ciudad del vals gracias a Strauss II.

——-

El próximo 25 de octubre celebraremos el cumpleaños 186 del rey del vals, por eso hoy, en la Music Box, le hacemos un pequeño homenaje a través de esta entrada aprovechando también la serie de posts dedicados en este mes a lo clásico.

DVD

No profundicé mucho en la vida y obra del gran Johann Strauss II porque quiero recomendarles una serie televisiva, que si la ven, aprenderán mucho más que si les escribo un largo pergamino biográfico. La mini serie se titula “The Strauss Dynasty” (Marvin J. Chomsky, 1991).

Compuesta por seis capítulos, dicha serie fue ovacionada por la crítica gracias a su excelente ambientación, así como a las muy buenas actuaciones. Si quieren leer una buena reseña al respecto les recomiendo este LINK. Está escrita en inglés pero capta de manera genial la esencia de esta magnífica producción para tv.

Cerrando con broche de oro dejo otros tres links. El primero de ellos lleva al primer capítulo de “La Dinastía Strauss” que pueden ver completa en YouTube.

El siguiente link es un extracto de la misma serie. Aquí se explica cómo J.S. II compuso y presentó por primera vez en público su famosísimo Danubio Azul.

El último link es un slide show con otra reconocida pieza: los Cuentos de Viena (versión completa).