keydres

Vestido estampado musical

Ni siquiera sé qué significa,

Pero ponte tus zapatos o tus jeans

porque si Calvin dice que “es la onda”

entonces debe estar de moda“.  — Designer MusicLipps Inc (1981)

*-*-*-*-*-*-*-

Hace unas semanas tuve una “revelación”, una reflexión que este fin de semana quiero compartir con ustedes: fui a comprarme ropa.

Sí. Comprarse ropa es una acción cotidiana que, precisamente por serlo, muchos la realizan quizá solo para satisfacer su necesidad de vestido. Aunque si bien hay quienes adquieren las primeras prendas que ven, otros pueden (podemos) pasar horas admirando ropa antes de decidir. ¿Por? Pues porque a fin de cuentas, toda prenda sea del más famoso diseñador, sea de un desconocidísimo amateur, tiene un gran arte impreso en ella que es digno de admirar.

Y es que igual que un compositor frente a un gran piano o un violín; así como un pintor frente a un gran lienzo blanco o un artista plástico frente a una roca sin pulir, así, el diseñador se inspira para crear, para jugar con piedras, chaquiras, telas…

Cuando uno adquiere una prenda se adquiere todo un momento, toda una pequeña historia de creación. Una sinergia entre dos estilos es creada mágicamente y a distancia. Quien hace la prenda le imprime un sello único. Quien la compra lo hace porque algo le gusta de ella –podría ser un “no-sé-qué pero me gusta”–. He ahí la conexión.

Si bien el alma del ser humano se siente mejor con el amor, la amistad o la salud misma, hay bienestar cuando el cuerpo se siente a gusto y cómodo. “Para verse bien, hay que sentirse bien” reza el refrán popular. Pues para sentirse bien, el vestir a gusto, también ayuda.

Hace unas semanas conocí por mera causalidad (nótese, c-a-u-s-a-l-i-d-a-d) a dos personas dedicadas al mundo del diseño. Personas de mente creadora y, de paso, de muy buen gusto musical. Por eso hoy hago este pequeño homenaje con agradecimiento implícito a los diseñadores y artistas en general que ponen su corazón, su alma en algo que nos haga un poco más felices.

Artistas musicales, teatrales… Cocineros, médicos, maestros, etcétera. Quizá a veces no nos demos cuenta, pero así es. Todos cooperamos en la creación de un mundo mejor.

*-*-*-*-*-*-*-

Ahora, para cerrar el post, la canción que da título a la entrada de esta noche, muy ad hoc al tema: Designer Music, del grupo Lipps Inc., una banda disco two-hit-wonder iniciada en 1980 y terminada en 1983.

——-

Epílogo: Afortunado quien ame una profesión, un arte y lo ejerza como forma de vida. Alguien así es feliz y ayuda a otros a ser un poco más felices.

——-